Diferencias entre afiches, volantes y folletos

Formato volante

La publicidad es una de las partes más importantes de una empresa. Sin ella, ¿cómo podríamos promocionar nuestra marca o nuestro producto?. Una de las decisiones más difíciles en cuanto a este ámbito es definir a cuál formato recurrir a la hora de difundir nuestro negocio. Los impresos más comunes son los afiches, volantes y folletos pero ¿cuál es realmente apropiado, dependiendo de la empresa? A continuación veremos en qué consisten cada uno de ellos y las características que los diferencian. De esta manera se podrá elegir el que mejor se adapte a las necesidades de la empresa.

Formato volante

Afiches, volantes y folletos: ¿cuál usar?

Afiches

Este tipo de formato corresponde a aquellos de gran tamaño que, generalmente, se fijan en las paredes y en lugares públicos.
Están diseñados para difundir un mensaje rápidamente y que puedan comprenderse ágilmente por lo que en los afiches se usan formas gráficas y tipográficas llamativas.
Se utilizan comúnmente para promocionar conciertos o eventos; es decir, situaciones con fechas claras que suelen resaltarse. En algunos casos, también promocionan una marca.
Cuentan con un lenguaje sencillo y directo, con el fin de que el contenido de los afiches sea fácil de recordar.
Tienen tres elementos importantes: imagen o gráfica (debe enfatizar el propósito del afiche), slogan (frase breve que contiene el mensaje) y los datos del producto.

Volantes

Este formato utiliza un tamaño menor –generalmente media cuartilla. Los volantes, también son conocidos como flyers.
Están diseñados para distribuirse de mano en mano, por ello, los volantes consisten en piezas simples que se imprimen en grandes cantidades.
Usan muy poco texto, acompañado de una estética muy detallada ya que se trabajan en papeles de mayor gramaje.
Se utilizan comúnmente en inauguraciones, lanzamientos, promociones o eventos; es decir, situaciones en las que se espera una asistencia masiva.

formato flyers
También pueden utilizarse para dar a conocer un servicio más específico; por ejemplo, volantes para doctores, mecánicos, diseñadores, etc.

Folletos

Este formato incluye aquellos diseños que cuentan con uno o varios pliegues. Su nombre proviene de la palabra: «fold» en ingles o doblez en español.
Guardan un gran parecido con el volante pero en el caso de los folletos hay presente mucha más estructura y diseño.
Son ideales para la presentación corporativa de una empresa, marca o negocio; también presentaciones de productos, incluyendo descripciones detalladas.

formato folleto
A diferencia de los afiches y volantes, los folletos pueden comunicar una cantidad de información mucho más grande; igualmente acompañada de fotografías o diagramas.
Los más usados son los dípticos (un doblez, dos secciones de información) y los trípticos (dos dobleces, tres secciones de información).

Diferencias entre afiches, volantes y folletos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba